“Déjate llevar”….un susurro casi constante de María Emilia. Déjate llevar por el Espíritu, que te guía siempre hacia el bien; déjate llevar por la sonrisa de Dios en cada hermano, por el silencio que te habita y te habla más fuerte que cualquier voz; déjate llevar por la misericordia, que ama tu debilidad y la de “tu hermano”; déjate llevar por el grito callado de quien necesita amor, y por ese abrazo ausente que te espera, déjate llevar…es JESÚS…siempre…

Mapi – mss

Leave a Reply