Reconocer la verdadera grandeza del Señor, me hace vivir en actitud de alegría a los pies de Jesús Sacramentado. En el encuentro con Jesús Sacramentado me dejo transformar, confío en el Espíritu Santo y todas las dificultades se transforman en oportunidades para amar con más intensidad.
Para mí la Adoración es descansar en la ternura de los brazos del Padre y seguir caminando con alegría aunque en el camino encuentro dificultades y contrariedades, voy con Él. Estoy segura que Jesús camina conmigo y lo percibo vivo. Pensamiento No 85#memiliabeatificacion

Raquel Barrón – MEL

Leave a Reply